A las cosas por su nombre: los ríos no están sucios!

 In Actualidad

¡Por fin un poco de claridad! Entre tantas noticias en medios generales, programas de televisión (de mañana, de tarde, de noche), informativos surrealistas y comunicaciones radiofónicas, conseguimos rescatar un artículo más que pedagógico sobre por qué los ríos no están sucios y lo innecesario o inútil que puede ser «limpiarlos», tal y como se ha venido proponiendo en los últimos días.

Ante la incesante demanda de la limpieza del Ebro como la solución a futuras catástrofes como la actual, el Dr. Alfredo Ollero Ojeda (Universidad de Zaragoza y el Centro Ibérico de Restauración fluvial) recoge en la última entrada de su blog algunas ideas clave que tanto la administración cómo los ciudadanos de a pie deberían tener en cuenta. A modo de resumen destacamos:

  • El concepto de «limpieza» que se utiliza tanto implica destruir el cauce del río, romper el equilibrio hidromorfológico y eliminar sedimentos que son clave en un ecosistema fluvial.
  • Estas prácticas se realizan con maquinaria pesada, sin vigilancia ambiental, sin información pública y sin procedimiento de impacto ambiental.
  • Las “limpiezas” son inútiles, ya que en el siguiente episodio de aguas altas o de crecida el río volverá a acumular materiales en las mismas zonas “limpiadas
  • En el río Ebro, el dragado de 1 metro del lecho en el cauce menor, para una crecida de 2.000 m3/s  tan solo bajaría el nivel de la corriente unos 8 centímetros en la misma sección dragada.
  • A medio y largo plazo la inversión no habrá valido la pena y si se quiere mantener dicha capacidad de desagüe habrá que seguir “limpiando” una y otra vez

Lee el artículo completo aqui

En definitiva, el río sufre un daño enorme, denunciable de acuerdo con diferentes directivas europeas y legislación estatal

También te puede interesar …

Cómo los lobos pueden cambiar los ríos 

Cuando el lobo fue reintroducido en el Parque Nacional de Yellowstone tras 70 años de ausencia, no sólo provocó la disminución de algunas poblaciones; también posibilitó el aumento de otras, y la aparición de nuevas especies. ¡Su influencia fue tal que modificó, incluso, el curso de los ríos! … (Ver noticia completa)

¿Conoces nuestros cursos online?

Aprende a restaurar minas, bosques, carreteras, ríos y humedales y ciudades con nosotros ...

Recommended Posts

Start typing and press Enter to search