Calle Churruca, 15. 28004, Madrid. España

La segunda parte de nuestro evento sobre renaturalización de ciudades ayudaba a aterrizar un poco más el tema de la infraestructura verde en el terreno. En este caso, a través de la visión del sector privado y de Ayuntamientos que están desarrollando acciones concretas.

Geodiseño para planificar infraestructura verde a escala nacional

 Llega el turno de Diego Hidalgo de ESRI, uno de los patrocinadores del evento. La energía que él mismo proyecta va y viene sobre una presentación cargada de diseño. La cantidad ingente de datos que podemos recoger en una ciudad ahora que están del todo sensorizada nos desborda. ¿Cómo analizarla? Diego nos habla de herramientas de planificación que facilitan la toma de decisiones.

En concreto, ESRI ha desarrollado un software para planificar infraestructura verde a escala nacional. Por ahora está disponible para Estados Unidos pero sería fácil de adaptar. Además, esta solución tecnológica está conectada a una plataforma ciudadana para la toma de decisiones.

Diego insiste en que es importante poder actualizar la información sobre infraestructura verde. También que el marco legal no es suficiente y que debe de testarse directamente la percepción del ciudadano. Los productos de ESRI permiten abordar estos aspectos.

ESRIDiego Hidalgo durante su ponencia en Madrid City Talks

Renaturalización de ciudades como motor de innovación en la empresa

Jose Ramón Molina, Curro Blázquez y Fernando Fernández cuentan como la tendencia de la renaturalización de ciudades ha sido un motor de innovación en Typsa. En concreto, esta visión integral de la ciudad ha dado lugar a equipos de trabajo multidisciplinares. El medio ambiente, el urbanismo y la movilidad sostenible se unen para crear (¡¡como nosotros en Churruca 15!!).

En el sector de la ingeniería la renaturalización de ciudades se relaciona también con infraestructura verde, conectividad y la resiliencia de las ciudades. Aún así insisten en la necesesidad de considerar estos proyectos con escala temporal de proceso ecológico y no con ritmos políticos.

Tras un rato para cargar pilas es el turno de Urban Green Up, los ayuntamientos de URBACT y la sesión de trabajo con las asociaciones del barrio.

Urban Green Up Adaptación de ciudades al cambio climático

Rosa Huertas, del Ayuntamiento de Valladolid nos habla de combinar conectividad y la biodiversidad. La idea es crear un corredor transversal al río que fomente la movilidad sostenible. Tam

bién es importante esponjar algunos espacios a orillas del Esgueva que facilite la gestión de inundaciones en la ciudad. El plan se completa con una serie de acciones puntuales para mejorar el microclima. Toldos revegetados, techos verdes en marquesinas de autobús.

Esta innovación ambiental se da de bruces con la propia administración. Las ordenanzas no están adaptadas para incorporar estas acciones, a pesar de que fomenten usos compatibles con el medio ambiente urbano. Se intenta implicar al sector privado (grandes centros comerciales) como vía alternativa que parece más rápida. Después resulta que no. Aunque nosotros estamos muy convencidos, la sociedad aún necesita saber más sobre por qué debemos renaturalizar nuestras ciudades.

 

Restauración agroecológica como modelo de transformación periubana

Gemma viene en representación de los 6 Ayuntamientos que forman el consorcio de gestión del Espai rural de Gallecs. Empezar a escuchar este proyecto es alucinar con cada detalle. 750 ha han sido rescatadas de la voracidad urbanística y han sido recuperadas como huertos ecológicos para la comarca. Este enrome pulmón verde ha sido protegido a golpe de Plan Director y devuelto a la población.

Las expectativas urbanísticas han sido sustituidas por una zona agrícola, ecológica, autogestionada y de alto valor natural. Biodiversidad y productividad conviven y dan lugar a un modelo de vida más saludable. Se han recuperado 34 variedades locales, se producen alimentos certificados y se fomenta la receta sana a través de recetas tradicionales. El modelo de Gallecs aporta valor a productores y consumidores y a los propios ecosistemas. ¡Esto sí es triple balance en acción!.

 

Bilbao Ciudad Resiliente

Cierra la sesión inspiradora Fernando González Vara del Ayuntamiento de Bilbao. El entorno urbano es el protagonista total de su tiempo de explicación. Especialmente como el casco viejo se ha transformado en una red de corredores verdes.

Bilbao tiene como objetivo fomentar la resiliencia de la ciudad a través de un enfoque que coloca el medioambiente al servicio de la población. Los espacios industriales abandonados se transforman en zonas verdes. Las infraestructuras grises dejan paso al flujo de los propios ecosistemas para gestionar eficientemente las inundaciones. Se transforman que pasan a ser modernos y respirables. La calidad de vida ha llegado a la ciudad, sin duda. Y todo esto lo han conseguido a través de un modelo de colaboración público privada que no entiende de periodos electorales.

 

Neuronas verdes para transformar Carabanchel

El trabajo con las asociaciones genera sonrisas y lágrimas. Los que mejor conocen su barrio son conscientes de que el medioambiente esta degradado. No tienen espacios para disfrutar de la naturaleza y eso limita la vida comunitaria. Hacen sus propios experimentos en casa sobre cómo sería diseñar espacios verdes. ¡Restauran ecosistemas sin comerlo ni beberlo!.

Tras las buenísmas intenciones se deja entrever la necesidad de planificación y criterio. ¿Quién va a usar estos espacios? ¿Qué biodiversidad queremos promover? ¿Cómo hacerlo?. Algunas ideas sí que están claras:

  1. Las especies deberían ser autóctonas
  2. Hay que fomentar la cultura de naturaleza
  3. Los espacios deben ser identitarios y seguros

Ahora sólo nos falta empezar a trabajar 🙂

0

El pasado día 22 de febrero desarrollamos, en colaboración con el IED, un encuentro sobre renaturalización de ciudades y la creación de espacios de convivencia con la biodiversidad. Los objetivos del evento con formato de mini-ForoCR fueron:

- Intercambiar experiencias de renaturalización de ciudades a distintas escalas
- Identificar necesidades en el distrito de Carabanchel con los asistentes y asociaciones locales
-Desarrollar una propuesta para la junta del distrito (coming soon!)

Para ello contamos con la colaboración de representares del sector público y privado, del ámbito nacional e internacional. El evento dio mucho de sí, mucho más que para un post en nuestro blog asi que… ¡haremos dos!

En esta primera entrega os resumimos alguna de las ideas que se presentaron.

Barcelona Green FabLab - Diseño al servicio de la naturaleza


Cuando conoces a Jonathan Minchin y le oyes hablar del FabLab te das cuenta de que el futuro ya está aquí. El proyecto de restauración que llevan a cabo en Valdaura (etimológicamente "El valle del Laurel") es pura inspiración. La transformación del espacio replantado hace décadas, se combina hoy con permacultura y la introducción de especies autóctonas para enriquecer el bosque. Sus palabras bandera son "borde y econotono". Espacios de interacción entre la naturaleza y la ciudad donde la especie humana ha tenido un papel crucial.

De puertas para adentro de esta masía, estudiantes de todo el mundo impulsan los límites del ecodiseño. El modelo convencional PiTo (Production in- Trush out) se transforma en un modelo autosostenible Dido (Data in- Data out). La era del conocimiento se materializa en proyectos de Agroecología futurista como ROMI o BEEhive basados en modelos de código abierto y DIY. O MossVoltaics de producción de energía a través de musgos. El componente ecosistémico y la conexión con el mundo tecnológico ponen de manifiesto que la vuelta de la naturaleza puede y debe vincularse  con el diseño.

Zaragoza natural - Infraestructura verde y renaturalización a escala de ciudad


Montserrat Hernández del Ayuntamiento de Zaragoza empezó asentando las bases de la infraestructura verde. Una vez claros los conceptos, viajamos directamente a comprender cómo la ciudad se ha ganado el premio a la innovación. La transformación  se ha desarrollado por fases y con el esfuerzo de más de una década de acciones. Sin embargo, recientemente ha recibido un impulso importante gracias a un proyecto LIFE.


Montserrat nos habla de la importancia de planificar la infraestructura verde de manera estratégica. La renaturalización sólo tiene sentido si se diseña a distintas escalas y en clave de servicios ecosistémicos. La gobernanza es un factor importante en el proceso. La existencia de figuras de protección de la naturaleza facilita las cosas pero es aún más importante tener voluntad de conservar y restaurar el territorio.

El marco normativo respecto a la infraestructura verde no es claro e impide implementar modelos generalizados. Aunque esto tiene ciertas ventajas ya que las medidas de renaturalización deben estar adaptadas a las necesidades de cada lugar y cada tipo de ecosistema. Tener en cuenta los condicionantes ambientales de cada espacio es imprescindible incluso a nivel conceptual. La imagen de espacio renaturalizado en ecosistemas mediterráneos es más amarilla que verde. En cualquier caso la visión debe ser integral, incorporando a la sociedad y la economía pero donde el medio ambiente tenga una importancia predominante.

Ecocity of Malmo - lecciones aprendidas desde el norte


Love Berqguist del Scandinavian Green Roof Institute nos habla de transformaciones a escala de barrio con soluciones basadas en la naturaleza. Augustemborg, un barrio industrial que se degrada por un cambio económico y social es el escenario de la Ecocity. Los objetivos: recrear biotopos naturales con especies autóctonas, instalar tejados verdes y gestionar inundaciones.

La renaturalización se diseña mano a mano con la población y la sostenibilidad desde el punto de vista social es un valor fundamental del proyecto. Tanto es así que las Naciones Unidas han reconocido a Augustemborg por su creatividad y compromiso.


Estanques de biodiversidad en el Parque Europa en Bilbao


Beatriz Fernández de la UPV cierra la sesión de la mañana con lo que podríamos llamar una acción de acupuntura ecológica urbana. El Parque Europa es un emblema de la ciudad. De las pocas zonas verdes de buen tamaño fuera del centro y… ¡con patos!. A Beatriz y su equipo les piden consejo para renaturalizar el estanque principal haciendo felices a cientos de niños que demandan un mayor contacto con la naturaleza.

Las obras ocurren casi de un día para otro. El estanque se convierte casi en un humedal: modifican los márgenes, incorporan vegetación acuática y crean un hábitat idóneo para anfibios. Por supuesto los patos no tienen cabida en este nuevo ecosistema. No obstante los propios vecinos los echan de menos. Luego nos enteramos de que un parque con Patos da caché.

A toro pasado, lo que queda claro es que la sensibilización es clave a la hora de plantear cualquier acción por pequeña que sea. La población debe entender el objetivo que se persigue para estar dispuestos a sacrificar otros gustos en pro de la naturaleza.
0

Durante el año 2018 está previsto que vea la luz la Estrategia Estatal de Infraestructura Verde Conectividad y Restauración Ecológicas (EEIVCRE). Esta norma ha sido desarrollada por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente. Nosotros hemos participado en la redacción de las bases científicas y sabemos su entrada en vigor es una oportunidad para el desarrollo territorial de España. Si no quieres quedarte atrás, no pierdas detalle de lo que te contamos a continuación.

Ventajas de restaurar y conservar infraestructura verde

 

La infraestructura verde es una red planificada de espacios y elementos naturales o seminaturales conectados entre sí. Crear esta red tiene beneficios directos para la población: tanto económicos, como sociales y ambientales. Sin ir más lejos, para aquellos municipios con una gran superficie de áreas protegidas, la infraestructura verde es una oportunidad de emprendimiento única. El desarrollo de productos o servicios vinculados a los recursos naturales, contribuye a crear una economía local y buscar alternativas de empleo en territorios deprimidos. Además, esta fuente de desarrollo puede ayudar a un punto muy crítico para muchos municipios, tal y como señala el Convenio del Paisaje de 2000: restaurar y conservar los recursos naturales evita la despoblación rural y mantiene el bienestar social. En lo social, cabe desatacar que preservar y crear infraestructura verde urbana nos da nuevas opciones de ocio y de crear mejores ciudades para las futuras generaciones.


Desde el punto de vista ambiental, la infraestructura verde mantiene la calidad del agua, del aire y la fertilidad del suelo. Además, es el hábitat para un gran número de especies que tenemos el privilegio de tener y la obligación de conservar. Por último, una de las funciones más importante de la infraestructura verde es que permite mitigar los efectos del cambio climático, actuando a nuestro favor en caso de sequías o las inundaciones aumentando la resiliencia de las ciudades.

 

No hacen falta más argumentos para concluir que conservar la infraestructura verde que ya tenemos y restaurar las conexiones entre los distintos elementos es, no sólo un mandato, sino una necesidad de nuestro tiempo.

 

¿Quiénes son los líderes de la infraestructura verde en España?

 

A partir de la Estrategia Estatal de Infraestructura Verde Conectividad y Restauración Ecológicas que publicará el Ministerio, las comunidades autónomas deberán desarrollar sus propios Planes de Infraestructura Verde. Sin embargo, ya hay algunas comunidades que han dado un paso adelante en este sentido como es la Comunidad Valenciana, pionera en este sentido. Su plan de Infraestructura verde se contempla en la legislación territorial desde 2014 y han conseguido que el Estado mire hacia ellos para tomar ejemplo sobre cómo elaborar una estrategia. De hecho, el Gobierno valenciano ha participado activamente en la creación de esta Estrategia y ya han desarrollado varios planes territoriales y de paisaje para la protección de ecosistemas culturales y agrícolas del levante español. Además, a día de hoy, siguen creando tendencia con la elaboración del Plan de Infraestructural Verde Litoral (PATIVEL), que tiene como objetivo conservar la costa, uno de los principales recursos turísticos a nivel nacional.

No solo las algunas comunidades autónomas se han puesto manos a la obra viendo el potencial y los beneficios de la infraestructura verde, sino que hay ciudades que también han sido proactivas en este sentido sin esperar a ser tuteladas por normas estatales. Es el caso de Zaragoza que ya cuenta con un Plan Director de Infraestructura Verde para la ciudad. En él, se integran desde ecosistemas de ribera hasta los campos agrícolas y las zonas verdes urbanas. El esfuerzo de la ciudad ha sido recompensado recientemente con un premio internacional. Pero si algo de verdad tiene valor de este proceso, es que ha conseguido alinear visiones de distintos departamentos dentro del Ayuntamiento, motivando el trabajo interdepartamental y maximizando esfuerzos.

Otras ciudades están desarrollando acciones que pese a ser concretas son muy relevantes. Vitoria con su Anillo Verde, es todo un referente a nivel nacional o Santander, que también se ha sumado a la infraestructura verde con el LIFE + Bahía de Santander que busca conectar la ciudad con los entornos naturales.

 

Los municipios, los verdaderos protagonistas

Contribuir a crear la red de infraestructura verde a escala nacional es cosa de todos y los municipios tienen un papel fundamental. Podemos pensar que las grandes ciudades tienen mayores recursos económicos para invertir, pero los medianos y pequeños ayuntamientos son los que cuentan en muchas ocasiones con mayores recursos naturales a su alrededor. Las acciones de restauración de espacios degradados, conectividad o renaturalización, por pequeñas que sean, son muy importantes y muchas veces con pocos recursos se consigue mucho. No obstante, no podemos perder de vista que, para que los esfuerzos no sean en balde, las acciones deben de estar planificadas.


 

El listado de municipios con gran potencial para el desarrollo de la infraestructura verde en España es muy largo. Por ejemplo, aquellos ayuntamientos cercanos a zonas protegidas, atravesados por ríos, que quieran poner en valor los recursos naturales como un capital para la población local. Estos son los primeros de la lista. Coger las riendas de esta transformación territorial empodera a las administraciones locales y les proporciona una ventaja competitiva frente a los futuros planes de su comunidad autónoma. 

Y ahora es cuando todo el mundo piensa: “Sí, muy bonito, pero ¿cómo lo pago?”. Restaurar y conservar infraestructura verde es compatible con otras iniciativas desarrolladas por los propios municipios. Las Estrategias de Desarrollo Sostenible Integrado (EDUSI), los Planes de Acción del Pacto de los Alcaldes para el Clima y la Energía o formar parte de redes de transferencia del conocimiento como URBACT son algunas de las opciones con las que cuentan los municipios para comenzar a trabajar sobre la infraestructura verde. Además, el desarrollo de proyectos de infraestructura verde puede abrir la puerta a la colaboración público privada o ser objeto de captación de fondos europeos. Desde Creando Redes, no solo os animamos a explorar las opciones, si no que a vuestro municipio o comunidad autónoma.

 

Este año el verde es el color de moda, ¿te animas a probarlo?

 

 

 

0

Conversación típica en el día a día de Creando Redes.
- Oye pero... entonces ¿tú qué eres?
-Soy Restaurador de Ecosistemas
-Ah... y ¿qué haces exactamente?



...


Todos los que trabajamos en medio ambiente sabemos que la legislación abre y cierra oportunidades de trabajo constantemente. Justo ahora se está modificando la Ley 21/2013 de Evaluación Ambiental, y creemos que es un buen momento para poner en valor al Restaurador de Ecosistemas.


¿Desde cuándo hay restauradores de ecosistemas?


Como sabéis, la restauración de ecosistemas con enfoque ecológico (o Restauración Ecológica) es una actividad joven especialmente en España. A dia de hoy, la restauración está dispersa en los grados de biología y ciencias ambientales. La formación oficial en este campo en España la componen algunos posgrados en Madrid, Alicante o Barcelona y nuestra formación online, que es la única avalada por una Universidad. Las generaciones de restauradores de ecosistemas en nuestro país, todavía se cuentan con los dedos de las manos. La realidad es que muchos con los que compartimos clase, hoy ni siquiera se dedican a esto.

Sin embargo,  somos profesionales sobradamente preparados y con un papel determinante en la evaluación ambiental. Si revisamos el origen de las medidas correctoras y compensatorias que se emplean en obra en nuestro país, nos encontramos que la gran mayoría derivan de enfoques agronómicos y forestales que empezaron a aplicarse en el norte de Europa. Era de esperar, si tenemos en cuenta que estas escuelas de ingeniería surgieron antes de que los biólogos, ecológos y ambientólogos pudiésemos asomar la cabeza. No obstante, algunas medidas de corrección y compensación de impacto han resultado ser poco eficientes. Además, la nueva conciencia ambiental de la sociedad demanda nuevas formas de explotar los recursos naturales. Sobre todo, nuevas formas de recuperar los daños.




Restauración Ecológica Holística y Restauración del Capital Natural - James Aronson from Creando Redes on Vimeo.

En este sentido, los restauradores de ecosistemas tenemos mucho que aportar. Nuestro conocimiento sobre los ecosistemas naturales nos permite proponer soluciones para recuperar la funcionalidad de los mismos. En otras ocasiones ya hemos hablado de que esta funcionalidad es la base de los servicios ecosistémicos y del capital natural. Cuantificar el capital natural que hoy en día atrae tanto el interés de empresas y Gobiernos, es el primer paso para una evaluación ambiental en condiciones. Si no sabemos lo que tenemos ¿cómo vamos a saber qué tenemos que reponer?. Además nuestro conocimiento ecológico nos permitiría abordar ese agujero negro de la Ley actual que incluye " identificar los procesos e interacciones ecológicas clave". A día de hoy pocos estudios de impacto ambiental incluyen esta parte obligatoria, sólo porque no saben cómo hacerlo.

 

¿Qué hace un restaurador de ecosistemas?



Un restaurador de ecosistemas tiene una visión amplia de la complejidad de los ecosistemas. Esto nos permite poder identificar efectos acumulativos o en cascada, que una actividad pueda tener en un territorio. La evaluación del impacto potencial se completa, además, con la inclusión de otro tipo de indicadores que no son sólo ecológicos. Así, alineamos la evaluación ambiental con todas las dimensiones del capital natural. ¡Cuantificar el impacto ambiental potencial no es moco de pavo!. Esta es una de nuestras aportaciones estrella, que además se ven beneficiadas por la nueva Ley. En el Anteproyecto se recoge explícitamente que es necesario "cuantificar los efectos significativos"

Si seguimos avanzando en el proceso de evaluación ambiental,  llegamos a las medidas de evitación, corrección y compensación. En nuestro caso, saber "cómo funcionan las cosas" ayuda también a "evitar que se rompan". Con esto quiero decir que tenemos capacidad de diseñar medidas de mitigación que incluyan la propia dinámica del ecosistema. Del mismo modo, metemos este componente de cambio en las medidas de corrección. ¡Los restauradores de ecosistemas diseñamos acciones de restauración pensando en que el cambio climático existe!. Podemos, incluso, proponer la restauración de ecosistemas como una medida de adaptación.



La nueva Ley habla de que las medidas compensatorias "consistirán, siempre que sea posible, en acciones de restauración". Esto nos abre una nueva oportunidad de trabajo. Hasta ahora, las medidas compensatorias poco tenían que ver con corregir los impactos residuales. Podías construir un parque o un aparcamiento y ya te ponían el sello. El hecho de que la compensación esté vinculada también a la restauración, permite recuperar medidas que parecen haberse quedado en un cajón como la promoción de bancos de hábitat. De este modo las medidas compensatorias generarían una rentabilidad que retroalimentaria el sistema, promoviendo la conservación de los valores naturales.

Darle coherencia a la evaluación ambiental es algo primordial y necesario. Si como restauradores podemos contribuir a que eso ocurra ¡será fantástico!. Sólo vinculando el capital natural con cómo dependen de él el sector público y privado, y con qué pueden hacer para recuperarlo, conseguiremos que  la restauración de ecosistemas sea considerada como algo importante. Como una inversión y no como un gasto.


¿Y ahora? ¿Te animas a ser restaurador de ecosistemas?


Foto destacada Darren Smith
1

Cuando pensábamos que la temporada de incendios ya había terminado, el norte de España y Portugal empieza a arder de nuevo. La prensa y redes sociales hablan de medios insuficientes. La población muestra su repulsa frente a la mala gestión pero también hacia los culpables. Lo cierto es que los montes se han quemado y ¿ahora qué?.


Por que NO quemar los bosques 


Sería fácil empezar a hablar de restauración ecológica que es lo que se nos da bien, pero no. La verdad es que pensamos que lo que nos falta es conciencia ambiental básica sobre el efecto de los incendios, así que hablemos primero de bosques. Con "bosque" nos referimos a masa de árboles naturales o naturalizados, coherente con la memoria del paisaje: el clima, el relieve, el suelo, y la historia de usos. Es importante tener en cuenta que un bosque no son sólo árboles. Además, existe una flora acompañante, hongos y bacterias implicados en el establecimiento de la vegetación, fauna variada que poliniza, dispersa semillas y  degrada de materia muerta, etc.




Los elementos del bosque, se organizan en el espacio siguiendo patrones complejos relacionados con la disponibilidad de recursos, los movimientos de los dispersores, la existencia de perturbaciones (incendios incluidos), las relaciones de competencia y facilitación dentro de la misma especie o con otras especies. Estos ecosistemas complejos y diversos, proporcionan distintos servicios ecosistémicos. La madera es uno de los más conocidos, pero también regulan el clima, favorecen la infiltración de agua, retienen el suelo, proveen de frutos, resinas... Desde nuestro punto de vista, no parece muy sensato freir de semejante manera un capital natural que puede ser fuente de energía, alimento, ecoturismo. Al fin y al cabo, de riqueza.


Y tras los incendios... ¿qué?


Cuando un bosque se quema, parece que no queda nada. No obstante, este paisaje  desolador que queda tras los incendios, contiene parte de los recursos que pueden ayudar al bosque a autoregenerarse. Las cenizas contienen gran cantidad de nutrientes y además son higroscópicas. Esto quiere decir que retienen la humedad. Además, las especies mediterráneas poseen distintas adaptaciones al fuego. Algunas semillas son resistentes a las llamas e incluso necesitan "ahumarse" para activarse y poder germinar después. Otras especies, en cambio, tienen capacidad de rebrotar de cepa. Incluso cuando el pie del árbol se ha quemado, salen nuevas varas de la base del tronco.

Todo este potencial de regeneración que tiene el bosque quemado, sólo puede expresarse si se actúa con cuidado. Entendemos que tras unos incendios tan dramáticos como los que se han vivido este año, el primer impulso es hacer lo que sea y cuanto antes. Es cierto que esos primeros pasos son cruciales pero es importante llevarlos a cabo con cierto criterio. Por ejemplo, el banco de semillas que queda en el suelo tras un incendio puede ser clave para la regeneración del ecosistema. La germinación está condicionada por el grado de enterramiento de las mismas y la compactación del suelo. Por tanto, uno de los primeros consejos a la hora de restaurar un espacio quemado es intentar no remover o compactar el terreno.



Esto va en contra de algunas prácticas habituales como la corta y saca de ejemplares muertos (o casi) del monte. Esta práctica se justifica desde la visión de la seguridad (evitar que se caigan árboles  y generen daños) o que estos árboles puedan favorecer la propagación de plagas. Sin embargo, está demostrado que la retirada de madera muerta puede obstaculizar la regeneración del bosque quemado. De hecho, se considera que sería mejor cortar los árboles y dejar los troncos en el espacio quemado. Estos troncos funcionan como trampas de semillas y generan microclimas que facilitan la germinación y el establecimiento.

Es cierto que no siempre se puede confiar en la regeneración natural tras un incendio. Todo depende de las especies, de la intensidad y recurrencia del fuego. En especial para las especies no rebrotantes, es importante que existan árboles semilleros en la cercanía que aporten propágulos a partir de los cuales el bosque puede recuperarse. Quizá no podamos confiar siempre en la dispersión desde los entornos cercanos y sea necesario plantar. Aquí es muy importante escoger bien las especies y no dejarse llevar por las prisas y los árboles de rápido crecimiento. Estudios en clima mediterráneo han demostrado el impacto negativo que pueden tener las plantaciones de con pino (P. halepensis). Una estrategia que ha resultado ser ventajosa, es combinar especies con rasgos complementarios (rebrotantes y no rebrotantes) a la hora de restaurar estos espacios. Además, los propios incendios de Portugal a principio de temporada nos mostraron la importancia de escoger vegetación autóctona, que pueda servir de barrera natural frente al fuego

¿Por dónde empezar a restaurar?


Algo estamos haciendo mal si el monte hay que quemarlo para generar trabajo y recursos para una región. Esto nos lleva a pensar que el valor de estos espacios para la propia población local es bajo y es por ahí por donde deberíamos empezar. Falta comunicación efectiva. Falta también también creatividad y hablar de las posibilidades que dan los espacios naturales para nuevos emprendimientos. Lo que está claro es que para poder restaurar un bosque quemado, antes debemos empezar por restaurarnos a nosotros mismos.



Imagen destacada PACMA
0

#Churruca15
El turismo ha crecido en España un 14%a la vez que ha generado un gran descontento por su masificación. La turismofobia ha sido el hit del verano en ciudades como Barcelona o San Sebastián.  Parece que toca hacer examen de conciencia. ¿Realmente el turismo tiene que ser un problema?.  El debate mediático y el político está muy alejado de lo que verdaderamente está pasando en las ciudades. Como en casi todas las actividades económicas, el impacto positivo o negativo del turismo depende de cómo se planifique.  El modelo "Spain is different , vengan todos los turistas que quieran" no funciona.  En especial cuando genera ciudades inhabitables que giran entorno a este  sector. Suben los alquileres, proliferan comercios y restaurantes temáticos, y se pierde el acervo cultural de la propia ciudad. Turistas somos todos pero, ¿podemos ser mejores turistas?. Vemos que aparecen agentes  que sacan provecho de esta actividad creciente. Es el conocido ‘efecto Airbnb. ¿sabemos cual es el efecto de este modelo sobre la sostenibilidad urbana?. En el discurso de la masificación no se habla de residuos. Tampoco del aumento del uso público y la degradación de ecosistemas. El turismo urbano también debe ser sostenible. ¿Debería el sector turístico (el nuevo y el convencional) involucrarse en la mejora de los entornos?. Hace no mucho que sacamos este tema a colación. El turismo puede ser un aliado para la restauración de ecosistemas Centrándonos en Madrid, donde el turismo ha crecido en 20% respecto al 2016,  sobrevuela la idea de si se repetirá la historia vivida en otras ciudades Aqui la ‘turistificación’ se plantea como un paso más allá de la gentrificación. Los residentes son expulsados de los centros históricos hacia la periferia y quedará un vacío de vida urbana. En el primer jueves de de Churruca veíamos las implicaciones ambientales de la gentrificación que podría generar el Área Cero Emisiones del distrito Centro. Ahora la pregunta es ¿cuáles son las implicaciones de la turistificación sobre el medioambiente urbano?.   A resolver estas cuestiones nos dedicaremos el próximo 28 de Septiembre en la tercera edición de los Jueves de Churruca. Para ello contaremos con:  

¿Te animas a venir? Te recordamos la convocatoria:

#JuevesChurruca ¿Caben más turistas en Madrid?

Jueves 28 de septiembre, a las 19h.

Churruca 15, bajo exterior derecha

  Desde Paisaje Transversal, Hécate IngenieríaCreando Redes te esperamos con los brazos abiertos, pero como no queremos que nadie se quede fuera puedes apuntarte ya mismo escribiéndonos un mail a churrucaquince@gmail.com        
0

Actualidad

Primero, un poco de historia

La Casa de Campo es el mayor parque público de la ciudad de Madrid y uno de los mayores del mundo. Con 1.722,60 ha, surgió a partir de una casa de campo de origen renacentista. Esta residencia en las riberas del río Manzanares, junto a la desembocadura del arroyo Meaques, fue mandada construir en 1519 por Francisco de Vargas y Medina. Posteriormente, pasa a ser propiedad histórica de la Corona Española y coto de caza de la realeza. Su finalidad y los elementos que la componen variarán a lo largo de los diferentes reinados. Se incorporan nuevos terrenos y usos forestales, agrícolas y ganaderos, hasta que en 1931. Con la la proclamación de la Segunda República, el parque es cedido por el Estado al pueblo de Madrid. También es importante señalar su papel durante la Guerra Civil como frente de guerra, lo que supuso importantes daños y que hasta 1946 no fuese reabierto nuevamente al público.

Desde entonces, el parque ha permanecido abierto al público de forma ininterrumpida. Además, se ha establecido una intensa relación del mismo con la ciudad motivada por las instalaciones que se localizan dentro del parque como son el Parque de Atracciones, el Zoológico, los recintos feriales, los chiringuitos del Lago, el Teleférico o el pabellón multiusos Madrid Arena y constituye un importante ámbito de actividad lúdica y deportiva de la ciudad.

Sin embargo, la intensidad de todos estos usos (y de la movilidad asociada a ellos) choca con la categoría de Bien de Interés Cultural que el parque ostenta desde el año 2010 en calidad de jardín histórico.

 

¿Qué tiene que ver esto con la Restauración de Ecosistemas?

La Casa de Campo es, además, uno de los pulmones de la ciudad de Madrid. Está compuesta por un mosaico de ecosistemas de pastizal, retamares y bosquetes de encina. Estos ecosistemas son hábitat de especies endémicas como Reseda virgata o Euphorbia matritensis o especies vulnerables como el aguilucho cenizo. Sin embargo, este espacio biodiverso está amenazado por los procesos de urbanización y desconectado del resto de zonas verdes. También se han perdido usos culturales como antiguos huertos, existe un uso intensivo de pesticidas o se practica la caza ilegal. Muchas de estas presiones ya han sido denunciadas por las asociaciones ecologistas de la zona. Estos procesos de degradación, nos hacen poner La Casa de Campo en el punto de mira de la Restauración de Ecosistemas. En este sentido, sería necesario recuperar la conectividad ecológica de este espacio con otras zonas verdes cercanas. Varios grupos reclaman la conexión con el Parque Natural del Curso Medio del Guadarrama. Para ello existe un proyecto de creación de un corredor ecológico, que incluye también la recuperación de La Cañada Real de Madrid. Este corredor aseguraría la continuidad entre el Río Manzanares y el Guadarrama y proporcionaría hábitat para un gran número de especies.  

La necesidad de re-plantear la Casa de Campo desde una perspectiva integral. ecológica y social, nos ha llevado a dedicar nuestro próximo Jueves de Churruca a pensar soluciones para este espacio. Desde Churruca 15 se nos ocurre que quizá el parque deba contar con con un Plan de Movilidad Urbana Sostenible, con un Plan Integral de Acciones de Mejora o que se implante un Laboratorio de Innovación Abierto. Pero, ¿son estas las mejores opciones de intervención para que la Casa de Campo pueda transformarse en un recurso que mejore la calidad de vida de la ciudadanía de Madrid y fomente la actividad económica vinculada a la innovación, el ocio y al capital natural?.

Para profundizar más en las necesidades del parque y en cuáles son las mejores vías de mejora contaremos con la presencia de:

  • Andres Walliser, Ayuntamiento de Madrid
  • Juan García, Plataforma Corredor Ecológico del Suroeste de Madrid
  • Miguel Ángel Delgado, especialista en transporte y vecino de Casa de Campo
 

Os convocamos el próximo jueves 29 de junio a las 19.00 horas en Churruca 15, bajo exterior derecha. Nuestro aforo es limitado e iremos recibiéndoos en orden de llegada.

¡No os lo perdáis!

    Imagen destacada de Håkan Svensson Xauxa
0

III Foro Internacional de Restauración Ecológica
Cada año, casi mil millones de personas viajan por todo el mundo. Esto convierte al turismo en uno de los principales motores de desarrollo a nivel global. Pero, por desgracia, esta generación de riqueza, no es a coste cero para el Planeta. Las emisiones de CO2 derivadas del transporte o la afluencia de visitantes a un espacio natural son algunos ejemplos de cómo el turismo contribuye a la degradación de los ecosistemas. Esta pérdida de capital natural es especialmente perniciosa para un sector que depende directamente de los recursos naturales. La hotelería, por ejemplo, consume una gran cantidad de agua. Los operadores turísticos venden paisajes inolvidables, birdwatching o bosques mágicos en sus catálogos.  Desde esta perspectiva, el medio ambiente se convierte en un activo clave para el negocio turístico. A esto se suma un consumidor cada vez más informado, que exige al sector que sea sostenible. En este sentido, la restauración ecológica puede ser un nuevo prisma desde el que enfocar la actividad. Pero ¿y a la inversa?. ¿Puede el turismo ser un aliado para restaurar ecosistemas?

Turismo para recuperar el capital natural

La restauración ecológica convierte al turismo en una poderosa arma de desarrollo local. Vincular la actividad turística a la recuperación ambiental mejora, simultáneamente, la calidad de vida de la población  y las posibilidades de negocio de los agentes turísticos del territorio. Algunas empresas, muy conscientes de esto, se han puesto ya manos a la obra. En concreto, los resorts costeros ven en la regeneración de coral un nicho de negocio. Más allá de recuperar una barrera natural que les proteja del inminente cambio climático, restaurar este ecosistema puede ser en sí parte de la experiencia turística. Los huéspedes del hotel, en una de sus sesiones de buceo idílico, toman un pequeño fragmento de coral y lo engarzan en una estructura submarina que, con el tiempo, será un elemento natural funcional. El recuerdo permanecerá imborrable y se llevan la satisfacción de haber contribuido a arreglar (un poco) el medio ambiente. ¡Volverán seguro! Pero plantar corales no es la única opción. Otros proyectos, más complejos, implican directamente a la población local. Es el caso del proyecto llevado a cabo por Porini Ecotourism en Amboseli, Kenia. El trabajo aquí consistió en cambiar el uso que los Massai hacían del ecosistema. La regeneración de la vegetación leñosa aumentó significativamente la biodiversidad,  que ahora es un recurso clave para la comunidad. Además, se les ha cedido la gestión del negocio turístico, desarrollando sus capacidades de liderazgo, negociación y venta de actividades. La formación vinculada a la restauración de ecosistemas es indispensable para el éxito de los proyectos.

¿Qué más puede aportar el turismo?

Hasta aquí el sector turístico se ha dejado aconsejar por científicos o sociólogos que trabajan a pie de campo. Por decirlo de alguna manera, el turismo es el "cliente" de la restauración ambiental. Pero, ¿y si las agencias, los operadores o incluso los expertos freelance se convirtiesen en proveedores?. Son muchos los proyectos de recuperación de ecosistemas que tras haber consumido los recursos iniciales, mueren de inanición. Todos los esfuerzos se quedan en nada, porque no hemos conseguido desarrollar un sistema económico durable en el tiempo. Sin embargo, si los propios proyectos ambientales se diseñasen desde la óptica de la operación turística, muchos podrían ser rentables. Incluso, la restauración de ecosistemas podría ser el hilo conductor para relacionar distintos sectores productivos. ¿Puede el turismo dar una segunda vida a una cantera?. Al final, todo se reduce a crear la red necesaria que permita intercambiar conocimiento. Debemos diseñar, conjuntamente, un modelo de desarrollo mejor para el planeta, para la sociedad y para los propios agentes económicos. En el III Foro Internacional de Restauración Ecológica queremos discutir sobre las posibilidades del turismo como un aliado en la restauración de ecosistemas. ¡Reserva tu entrada ya y no te pierdas esta sesión!   Imagen destacada de Loren Kerns  
0

Actualidad

¡Los Jueves de Churruca ya están aquí!

Hemos decidido inaugurar los Jueves de Churruca con un tema de candente actualidad: el Área Central Cero Emisiones que se incluye como la primera medida del Plan de Calidad del Aire y Cambio Climático de la Ciudad de Madrid. Quizá os suene más como “APR única” o “APR Centro”, ya que se ha concebido como un Área de Prioridad Residencial que englobará a las actuales APRs y a prácticamente todo el distrito Centro.

La idea que subyace bajo este Área Central Cero Emisiones es la de redefinir los criterios de acceso y de aparcamiento en un área central de la ciudad, con el objetivo de potenciar la movilidad no motorizada y una red de transporte público en superficie adecuada a las especiales características del centro de la ciudad.

Dado que el espacio urbano no es infinito, la declaración de este área de “cero emisiones” supone una redistribución del mismo en detrimento de usos que están completamente normalizados y en los que destacan la circulación y el estacionamiento de los modos de transporte motorizados privados (coche y moto, principalmente). Es éste el motivo por el cual, en los muchos eventos para reflexionar sobre el urbanismo y la ciudad en Madrid, la “APR Centro” tiene a menudo un papel protagonista. El plazo de implantación de esta área también alimentan el debate, pues se pretende implantar antes de que finalice el año 2018 y eso supone la necesidad de definir las condiciones que se impondrán y alcanzar acuerdos con todos los agentes implicados en un periodo relativamente corto de tiempo.

¿Dónde está el debate con el Área Central Cero Emisiones?

Las mayores polémicas que suscita por parte de sus detractores están relacionadas con la eliminación de las plazas azules y disminución progresiva de las plazas verdes y con las medidas relacionadas con los servicios de taxi y de distribución urbana de mercancías. A cambio, sus partidarios alaban su capacidad para transformar la movilidad de toda la ciudad, reequilibrando el reparto modal y modernizando el parque de vehículos y, permitiendo así, una ciudad más humana más limpia y más tranquila. Posiblemente, “la verdad” no esté en ninguno de los extremos, sino en el punto medio.

Más allá de las ventajas que pueda tener la APR desde el punto de vista de mejora de la calidad del aire, hay otras cuestiones que quedan sin resolver. Por ejemplo, ¿cómo afecta la creación de esta zona a la interacción de la sociedad con la ciudad?. ¿Qué consecuencias tiene la creación de la APR sobre el ecosistema urbano, los procesos ecológicos y la biodiversidad en la ciudad?.

Estas y otras preguntas se plantearán en torno al nuevo Área Central Cero Emisiones junto con distintos expertos en la materia:

Marta Suarez, Ecóloga urbana y miembro del colectivo Transitando

Irene Lorite, Arquitecta Urbanista

Luis de la Cruz, editor de Somos Malasaña

Os esperamos el próximo jueves 25 a las 19.00 horas en Churruca 15, bajo exterior derecha, para inaugurar nuestro patio y discutir sobre nuevos modelos de ciudad. Nuestro aforo es limitado e iremos recibiéndoos en orden de llegada.

¡No te quedes sin tu sitio!

0

Actualidad
Desde que vivimos en Churruca 15 se abre un mundo de posibilidades para la restauración ecológica. En especial con las APR´s o Areas de Prioridad Residencial. Por si no te has enterado el Ayuntamiento de Madrid pretende crear una de estas áreas en el Centro. Pero ¿qué son y por qué son una oportunidad para restaurar ecosistemas?

Hola soy una APR y he venido para quedarme

Las APR son zonas donde se restringe el tráfico de no residentes. La creación de estos espacios reduce la contaminación acústica y atmosférica y regula la movilidad. Actualmente existen cuatro APR en Madrid y la idea es que la APR de la zona Centro (una que consiga englobarlas a todas) empiece a funcionar en 2018. No obstante, las  medidas de regulación de tráfico anteriores a esta APR han tenido algunos detractores. Por otra parte,  la movilización de los vecinos es clara en favor de regular el acceso de vehículos a sus barrios. El debate fluye en este sentido pero no ahonda en las implicaciones que tiene la creación de estas zonas para el "ecosistema urbano". En este post queremos dar una visión sobre el efecto de las APR sobre los servicios ecosistémicos y la oportunidad que suponen para la restauración ecológica.

APR: ecosistemas dentro de la ciudad

La creación de áreas residenciales y zonas verdes suelen ir de la mano en la planificación urbana. Esto se debe a que se considera que las áreas verdes mejoran la calidad de vida de las personas. En concreto, las zonas verdes funcionan reteniendo el agua de lluvia, aumentan la evapotranspiración y contribuyen al confort climático. Además, la literatura científica refleja el efecto positivo de las áreas residenciales sobre la biodiversidad. Se observa que las zonas revegetadas en áreas residenciales funcionan como corredores y favorecen la biodiversidad de aves. Este efecto se debe fundamentalmente al hábitat refugio y alimentación  que proporciona la vegetación. La estructura vertical y la diversidad de plantas influye directamente sobre la composición de las comunidades de aves. Es más, las APR pueden considerarse "mini ecosistemas" dentro de la ciudad. El mosaico de jardines y zonas verdes asociados con las áreas residenciales pueden funcionar como islas conectadas que favorecen el establecimiento de comunidades de vertebrados e invertebrados. Estas áreas pueden funcionar también como laboratorio urbano. Especialmente cabe resaltar la función educativa de estos espacios urbanos que pueden estudiarse con enfoques de ciencia ciudadana. ¡ Saber qué hay en tu entorno es el primer paso para conservarlo!  

APR's una oportunidad para la restauración ecológica

Las APR's en tanto en cuanto son zonas de concentración de ciudadanos, requieren de la adecuación del espacios urbano a las demandas de la población. Y sí, ¡la población quiere verde! pero como ya hemos comentado otras veces este "verde" podemos dotarlo de criterio. La restauración ecológica pude abrirse paso en la ciudad a través de las APR's por distintos caminos. Por una parte, la intervención en zonas verdes ya existentes con un enfoque ecológico puede mejorar la biodiversidad urbana. Pero además puede crearse nueva infraestructura verde que provea de servicios ecosistémicos. La restauración ecológica de  infraestructura verde  puede estar asociada al equipamiento urbano o  a edificios existentes. Como veis, con un poco de planificación desde la visión de la restauración ecológica podemos sacarle mucho partido a estas nuevas APRs. Estamos convencidos de los beneficios que proporcionan y además pueden alinearse fácilmente con los propósitos del Ayuntamiento en materia de adaptación al cambio climático. ¿Qué más se puede pedir? Bienvenidas las APRs a Madrid 🙂     Imagen destacada de César Astudillo        
0

PREVIOUS POSTSPage 1 of 16NO NEW POSTS