Se buscan especies (no invasoras) para restaurar ecosistemas

 In Actualidad, Capital natural, Restauración ecológica

Se acerca el 2020 y la revisión de nuestros éxitos respecto a los compromisos con la biodiversidad sobrevuelan nuestras cabezas. ¿Estamos más cerca de salvar a la biodiversidad de lo que estábamos hace 10 años?. Los datos no son muy halagüeños.

A día de hoy, más del 40% de los ecosistemas terrestres están degradados. Esta degradación, pone en peligro a medio millón de especies terrestres de animales y plantas, que a día de hoy están condenadas a la extinción.

Tenemos que ver la manera de poner límite a la degradación de los ecosistemas e intentar restaurar por todos los medios. Pero ¿tenemos a nuestro alcance restaurar esa biodiversidad perdida o en proceso de perderse?

Desde el marco de la Restauración Ecológica podemos abordar la restauración de la biodiversidad desde perspectivas más o menos interventivas:

  • Restauración Ecológica pasiva: desde esta visión, estaríamos planteando una intervención mínima, donde optimizamos el establecimiento de la biodiversidad local. Esto es, por ejemplo, que si queremos restaurar un espacio donde la cobertura vegetal se ha degradado por el pisoteo o el sobrepastoreo, controlando el acceso de personas o ganado podemos asegurar la recuperación del espacio.
  • Restauración Ecológica activa: dependiendo del estado de degradación del espacio y de la matriz (entorno) en el que se encuentre, podemos aplicar acciones enfocadas a recuperar las condiciones físico-químicas, a facilitar procesos de dispersión e incluso introducir nuevas especies.
Cortaderia selloana, o hierba de la Pampa, es una de las especies incluidas en el Catálogo nacional de Especies Invasoras

La restauración activa de la cubierta vegetal es el enfoque más común a la hora de recuperar espacios degradados, aunque las plantaciones no siempre sean lo más efectivo. En este sentido, si optamos por introducir especies vegetales estas deberían de ser coherentes con el espacio a restaurar (especies autóctonas) y con la historia de usos del territorio (dependiendo del espacio, puede interesarnos incluir especies de las que obtener materias primas).

En España existen algunos manuales que pueden servir de referencia a la hora de restaurar ecosistemas mediterráneos o espacios afectados por infraestructuras de transporte, donde podemos encontrar algunas de las especies vegetales (y sus atributos ecológicos) que pueden emplearse para restaurar.

Sin embargo, las especies autóctonas no siempre están disponibles en los viveros o se priman especies con una función estética (ornamentales), que en muchos casos pueden comportarse como invasoras. De hecho, un estudio reciente llevado a cabo por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas ha revelado que existen casi 100 especies catalogadas como prohibidas, invasoras o potencialmente invasoras en España que se venden en viveros.

Desgraciadamente, en España encontrar especies invasoras procedentes de acciones de ajardinamiento o que han “escapado” de fincas privadas en espacios con interés de conservación es bastante habitual. ¿Qué debemos hacer entonces?.

El municipio de Rivas-Vaciamadrid desde el Cerro del Telégrafo.

Esta misma situación nos la hemos encontrado en Rivas-Vaciamadrid mientras trabajábamos en el desarrollo de su plan de Biodiversidad e Infraestructura Verde. Algunas especies como la Cortaderia selloana se encuentran en jardines privados, en el ajardinamiento de parques y en el mismo límite del Parque Regional del Sureste.

Nuestra propuesta al respecto fue proponer acciones de sensibilización con los vecinos, para que puedan identificar las especies catalogadas como invasoras en España. En paralelo, creemos que es muy importante trabajar con los viveros municipales y privados, de cara a que puedan proporcionar alternativas para el ajardinamiento, tanto para vecinos como para el propio Ayuntamiento.

¡El primer paso para acabar con las especies invasoras en España es que todos sepamos cómo reconocerlas y que desaparezcan de la circulación!

 

 

También te puede interesar …

La gran oportunidad de la Infraestructura verde en España

La Estrategia Estatal de Infraestructura Verde Conectividad y Restauración Ecológicas (EEIVCRE) es una norma que ha sido desarrollada por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente. Nosotros hemos participado en la redacción de las bases científicas y sabemos que su entrada en vigor es una oportunidad para el desarrollo territorial de España. Si no quieres quedarte atrás, no pierdas detalle de lo que te contamos a continuación. (Ver noticia completa)

¿Conoces nuestros cursos online?

Aprende a restaurar minas, bosques, carreteras, ríos y humedales y ciudades con nosotros ...

Recommended Posts

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search