La luz que no dejaba crecer el bosque

 In Uncategorized

Ya hemos hablado alguna vez de lo complejas que son las interacciones que se dan entre los factores bióticos (otras poblaciones, otras especies…) y entre los factores abióticos (clima, topografía…). En este contexto, algunos procesos trascienden fuera de lo que nosotros podamos identificar como un ecosistema a una escala dada, contribuyendo a su expansión o generando interacciones con los ecosistemas adyacentes (como se puede ver, a veces no tiene mucho sentido tratar de delimitar un ecosistema).

Podemos ver un ejemplo de esto, en el artículo Artificial light puts ecosystem services of frugivorous bats at risk , donde vemos las relaciones y consecuencias de la reforestación de una zona que se deforestó para uso agrario, y luego se abandonó. Surge así la figura de los conectores: en este caso, esa reforestación se ve facilitada y acelerada por murciélagos frugívoros, que se alimentan de frutos de los árboles y luego dispersan sus semillas junto con sus deyecciones, ayudando a repoblar las zonas abandonadas.

El estudio referido indica que, al parecer,  los murciélagos no se alimentan en las zonas donde existe iluminación artificial, por lo que ese proceso de dispersión de las semillas se está viendo bloqueado, y se detiene la reforestación.

Es un ejemplo más de cómo nuestras acciones mal planificadas sobre los ecosistemas provocan consecuencias inesperadas.

Conocer qué procesos se dan y cómo ocurren es fundamental para saber de dónde obtenemos nosotros realmente los servicios que nos proporcionan los sistemas ecológicos,  de manera que se pueda llevar a cabo una gestión sostenible que garantice que esos servicios seguirán existiendo en el futuro.

En restauración, restablecer los procesos bloqueados para que se vuelvan a dar de manera natural constituye la solución ideal, por ser sostenible, ya que no requerirá una intervención constante para que se den los procesos en el futuro.

Puedes consultar el artículo aquí: Lewanzik, D., Voigt, C. C. (2014), Artificial light puts ecosystem services of frugivorous bats at risk. Journal of Applied Ecology. doi: 10.1111/1365-2664.12206

¿Conoces nuestros cursos online?

Aprende a restaurar minas, bosques, carreteras, ríos y humedales y ciudades con nosotros ...

ENGLISH VERSION:

Today we use this news to introduce a new concept. We already talked about the complexity of the interaction between biotic (other populations, other species…) and abiotic elements (climate, topography…). In this context, some processes trascend out of a given ecosystem, expanding it or interacting with another adjacents systems (as you can see, sometimes trying to delimit an ecosystem is pretty pointless).

This article brings one example of this issue, the reforestation of an abandoned agrarian land. The rol of conectors arises: this reforestation is facilitated and accelerated by fruit-eating bats, that eat the trees fruits and then disperse the seeds along with their excretions, helping to repopulate the abandoned area.

The study claims that the bats don´t feed in the areas where artificial light exists, so this dispersion process is being blocked, stoping the reforestation.

It’s another example of how our actions on ecosystems, bad planned, have unexpected consequences. Knowing what processes happen and how is crucial to know where we really obtain services from, so that we can carry out a sustainable management that grants this services will exist in the future.

In restoration, restablishing this blocked processes so they occur naturally again is the ideal solution, since they won’t require constant intervention in the future.

You can see the article here: Lewanzik, D., Voigt, C. C. (2014), Artificial light puts ecosystem services of frugivorous bats at risk. Journal of Applied Ecology. doi: 10.1111/1365-2664.12206

Recommended Posts

Leave a Comment

0

Start typing and press Enter to search