Corredor

Mejoramos la conectividad ecológica del territorio restaurando hábitats y corredores para la biodiversidad

Un territorio que está cerca de espacios naturales protegidos… ¡Puede funcionar como un corredor ecológico! Para optimizar estas conexiones, te ayudamos a:

  • Analizar la conectividad ecológica de tu municipio/ciudad
  • Planificar acciones de restauración y conservación de ecosistemas para potenciar los corredores ecológicos existentes y crear otros nuevos

Contacta con nosotros

Nosotros te ayudamos

¿QUÉ ES UN CORREDOR ECOLÓGICO?

Un corredor biológico, también llamado corredor ecológico o corredor de biodiversidad es una zona del territorio que conecta zonas de alto valor ecológico y que, además, posee unas características de hábitat que favorece el movimiento de especies en el territorio.

En el territorio, ya existen elementos naturales que pueden funcionar como corredores para la biodiversidad como las riberas de los ríos, las vías pecuarias o los setos o cercas vivas que separan parcelas agrícolas o propiedades privadas. Pero, además, hay otros elementos que pueden funcionar como corredores biológicos como los taludes de carretera, las medianas, maceteros o alcorques en las ciudades, paseos arbolados, etc.

Los corredores ecológicos están incluidos como elementos lineales dentro de la Infraestructura Verde aunque no siempre es necesario que sean continuos. Hay zonas formadas por islas de hábitat, más o menos cercanas que tienen una función de corredor ecológico, son los llamados stepping-stones.

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE LA CONECTIVIDAD ECOLÓGICA?

Uno de los mayores logros en la conservación de la biodiversidad en Europa ha sido la creación de la Red Natura 2000, un gran conjunto de espacios protegidos que tiene como objetivo asegurar la permanencia de especies y ecosistemas naturales y seminaturales.

Desgraciadamente, muchos de estos espacios protegidos están rodeados por espacios muy transformados por la agricultura, la urbanización u otras actividades humanas. Esto hace que los espacios protegidos se conviertan en islas de las que las especies difícilmente pueden salir y a largo plazo pueden extinguirse: las poblaciones no pueden reproducirse entre sí y no pueden llegar a otros espacios donde las condiciones para vivir sean adecuadas.

El reto que plantea la Comisión Europea con el desarrollo de la Infraestructura Verde es precisamente conectar estos espacios Red Natura 2000 para favorecer el movimiento de especies y su adaptación al cambio climático.

¿QUE HAY QUE HACER PARA RESTAURAR LA CONECTIVIDAD ECOLÓGICA?

El primer paso para restaurar la conectividad ecológica de un territorio es analizar cuál es la conectividad actual. Para ello necesitamos:

  1. Identificar las áreas donde se concentra y desde donde se dispersa la biodiversidad
  2. Definir especies objetivo para las que se va a medir la conectividad
  3. Caracterizar el hábitat y las barreras que las especies deben cruzar
  4. Identificar los flujos ecológicos en el territorio (por dónde se mueven preferentemente las especies)

Una vez conocemos las rutas por las que se mueven preferentemente las especies, podemos definir zonas críticas o cuellos de botella donde debemos actuar. En estos puntos, el objetivo es restaurar las condiciones de hábitat que faciliten el movimiento de especies, pero también que proporcionen servicios ecosistémicos para la población.

¿QUÉ INFORMACIÓN ES UTIL DE CARA A RESTAURAR LA CONECTIVIDAD ECOLÓGICA?

Las ciudades y municipios ya tienen mucho trabajo adelantado para poder enfrentar la restauración de la conectividad ecológica y la creación de corredores ecológicos.

Información ambiental

Las cartografías de hábitat, suelos, vegetación y biodiversidad (flora y fauna) son muy útiles cuando queremos analizar la conectividad de un territorio. Gran parte de esta información está contenida en los Planes que regulan los usos en espacios naturales protegidos (PORN y PRUG), o forman parte de la información ambiental recogida para la elaboración de la Agenda 21 o de cualquier otro informe ambiental que se haya solicitado.

Información sobre ordenación territorial

Para analizar la conectividad ecológica de un entorno también necesitamos información sobre los usos del territorio. Esta información puede estar contenida en Planes de Ordenación desarrollados a distinta escala (planes regionales y subregionales) y en los Planes Generales de Ordenación Urbana (PGOU).

¿QUÉ BENEFICIOS ADICIONALES PROPORCIONAN LOS CORREDORES ECOLÓGICOS EN ESPACIOS URBANOS?

Las ciudades son espacios donde la naturaleza prácticamente ha desaparecido o está muy degradada. Esto hace que las especies que lleguen a las ciudades tengan pocas probabilidades de sobrevivir por falta de hábitat adecuado.

La presencia de corredores de biodiversidad es especialmente importante cuando queremos conservar el capital natural en las ciudades. Pero, además, estos corredores pueden tener otras funciones y ser compatibles con actividades de bajo impacto como el senderismo o el ciclismo, lo que revierte directamente sobre la calidad de vida de las personas.

Los corredores verdes urbanos también tienen un efecto sobre el clima local, reducen el efecto isla de calor, favorecen la infiltración de agua en el suelo y sirven como entorno para fomentar la educación ambiental.

¡Pero no olvidemos que la creación de corredores biológicos urbanos no compensa la fragmentación de hábitats naturales! Debemos trabajar en paralelo para mantener ecosistemas bien conservados.

0

Start typing and press Enter to search